Megauréter en niños

Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Megauréter en niños

martes, 1 de noviembre de 2011

El megauréter es un defecto de uno o ambos uréteres de un niño. Los uréteres son los dos conductos en forma de embudo que conducen la orina desde los riñones a la vejiga. El término megauréter hace referencia a un uréter expandido o ensanchado cuyo funcionamiento es anormal. Generalmente, el tamaño del megauréter es mayor que 7 milímetros de diámetro.
Las complicaciones asociadas al megauréter incluyen el reflujo urinario hacia los riñones y la acumulación de orina en el interior del uréter que no drena. La acumulación puede originar una infección del tracto urinario. En algunos niños, las complicaciones provenientes del megauréter pueden provocar daño e insuficiencia renal.

 

¿Cuáles son las causas de un megauréter?

Un megauréter que no está asociado a otros problemas ocurre durante el desarrollo fetal. Se presenta cuando una porción del uréter, que normalmente es una capa muscular de tejido, es reemplazada por tejido fibroso y rígido. Ante la falta de una capa muscular, no se puede producir un peristaltismo normal (movimiento ondulatorio del uréter que impulsa la orina hacia la vejiga).
El megauréter puede presentarse solo, pero suele ocurrir en combinación con otros trastornos, como el síndrome de abdomen en ciruela pasa (Prune-Belly).

 

¿Cuáles son los síntomas del megauréter?

El síndrome puede ocurrir en distintos grados, posiblemente provocando una obstrucción y reflujo de orina. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas de un megauréter pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

 

¿Cómo se diagnostica el megauréter?

La gravedad del problema es la que a menudo determina cómo se efectúa el diagnóstico. Con frecuencia, un megauréter se diagnostica mediante una ecografía durante el embarazo. Luego del nacimiento, algunos niños pueden padecer otros problemas que pueden suponer la presencia de un megauréter. Los niños a los que se les diagnostica con posterioridad a menudo han desarrollado infecciones del tracto urinario que requieren la evaluación por parte del médico. Esto puede instar al médico a realizar otros estudios de diagnóstico, que pueden incluir los siguientes:
  • pielografía endovenosa (su sigla en inglés es IVP) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza una radiografía para observar las estructuras del tracto urinario. Se administra un medio de contraste por vía endovenosa para que las estructuras puedan ser apreciadas en una placa radiográfica. Una IVP también revela la velocidad y trayectoria del flujo de orina a través del tracto urinario.
  • cistouretrograma de evacuación (su sigla en inglés es VCUG) - radiografía específica que examina el tracto urinario. Se introduce un catéter (tubo hueco) en la uretra (conducto que conduce la orina de la vejiga hacia el exterior del cuerpo) y la vejiga se llena de un colorante líquido. Se tomarán imágenes radiográficas a medida que la vejiga se llene y se vacíe. Las imágenes mostrarán si hay reflujo urinario hacia los uréteres y los riñones.
  • ecografía abdominal - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.
  • análisis de sangre (para evaluar los niveles de electrólitos de su hijo y determinar la función renal).

 

Tratamiento para el megauréter:

El tratamiento específico para el megauréter será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:
  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad de la enfermedad
  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia
Su hijo puede llegar a necesitar tratamiento con antibióticos como medida preventiva para evitar futuras infecciones del tracto urinario.
En algunos casos, no se requiere intervención médica dado que el megauréter se resolverá por sí solo con el transcurso del tiempo. Si existe una obstrucción del tracto urinario, sin embargo, un megauréter probablemente requiera intervención quirúrgica. El procedimiento quirúrgico consiste en extirpar la porción del uréter que es anormal, reduciéndolo y volviéndolo a conectar.