··· Mi vida con un catéter doble J ··· 

Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Hiperplasia Benigna de Próstata: cuestiones de interés general por el Dr. Fernando Salas

viernes, 22 de agosto de 2014

Los problemas urológicos son muy amplios y en el hombre hay una barrera muy fina entre temas urológicos y andrológicos, por esto, y para hablarnos de la Hiperplasia Prostática Benigna hoy contamos con un invitado de lujo en el blog... el Dr. Fernando Salas Cárdenas (Cirujano Andrólogo - Jefe de Andrología en Men Solutions de Centro Clínico Menorca)

Se me ha solicitado que escriba un post de interés general acerca de un tema médico.
He elegido  a la Hiperplasia Prostática Benigna por ser una patología en extremo frecuente. De hecho, ¿quién no conoce a un padre, suegro, vecino, pariente, compañero de trabajo, etc., que no haya padecido o esté padeciendo este problema de salud?
Comenzaremos diciendo que la Próstata es una glándula muy pequeña que se encuentra enclavada en lo profundo de la pelvis masculina, justo por debajo de la vejiga urinaria y por delante del recto, abrazando a la uretra. Mide solo 3 cm de diámetro en promedio e incluso menos en muchos hombres. Consta de dos lóbulos y un surco que los divide llamado itsmo.
La razón de existir de esta glándula masculina es aportar casi el 90 % del contenido del semen, el otro 10% lo aportan los testículos (espermatozoides) y las vesículas seminales. Además, cuando aparece en el varón la excitación sexual, la próstata libera unas cuantas gotas de líquido para lubricar la uretra y cambiar la acidez de la misma dejada por la orina; de tal manera que cuando los espermatozoides atraviesen este trayecto con la eyaculación, el medio sea el mejor para que los espermatozoides sean viables para la fecundación.
Resulta que cando el varón avanza en edad, travesando la barrera de los cincuenta años, esta glándula puede comenzar a incrementar su tamaño. Nadie sabe exactamente porqué. Algunos investigadores piensan que podría deberse a factores externos como la dieta y medio ambiente. Otros creen que podría estar en relación con la genética y herencia, otros más audaces creen que sería el resultado de prácticas y hábitos sexuales no muy sanos y morales. En fin, sea por la causa que fuere, el hecho es que la próstata comienza a crecer allí, enclavada en lo profundo de la pelvis masculina, ocupando más espacio del que le corresponde, apareciendo la llamada Hiperplasia Benigna de Próstata.
Benigna, porque nadie muere por esta patología. Pero de hecho causa una serie de problemas muy molestos y dolorosos en quien la padece:
·         Retención urinaria.
·         Disuria o molestias para orinar (como escozor o prurito).
·         Nicturia (el levantarse varias veces por la noche a orinar).
·         Disfunción eréctil. (no requiere mayor explicación).
·         Dolor crónico en la pelvis.
Y pueden adicionarse muchos otros padecimientos asociados.
Al final, lo que está sucediendo en esta glándula es que el tejido primigenio, es decir las células prostáticas que fabrican secreciones tan útiles, mutan, cambian, se transforman en células fibrosas. Células de tejido fibroso, vale decir en tejido cicatricial. Este último ya no posee esas maravillosas cualidades que sí tenían las células prostáticas. Son simplemente de relleno o sostén. Y proliferan quitando espacio a las verdaderas células y además a los tejidos adyacentes.
 A fin de cuentas, la próstata entonces va perdiendo poco a poco su función natural y se va quedando como quien dice inútil.
Inútil para realizar su papel fisiológico, pero comienza a provocar serios problemas urológicos en los pacientes.
¿Qué hacer si comienzo a sentir los síntomas descritos líneas arriba? Es decir: Nicturia, retención urinaria, urgencia para orinar o molestias en la micción?
Acudir de inmediato al médico de cabecera, este sabrá que hacer.
Lo primero será realizar un tacto rectal para determinar las características físicas de esta glándula: tamaño, dureza, bordes, dolor, infiltraciones, etc.
Seguidamente, solicitará analíticas generales y otras específicas. Dentro de las últimas está el ANTÍGENO PROSTÁTICO ESPECÍFICO. Este antígeno se mide en sangre para determinar si es que la próstata está creciendo y cuánto.
Un tema más que importante es hacer el diagnóstico diferencial entre HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA Y CÁNCER DE PRÓSTATA.
Una vez que hemos hecho el diagnóstico exacto de Hiperplasia Benigna de Próstata, procederemos a evaluar el tratamiento que ofreceremos a nuestro paciente, consistente en pastillas, o cirugía. Pero ese, ya es otro tema, y muy extenso además, que con mucho gusto expondremos en otros post.
Baste decir que en MenSolutions de Clínica Menorca contamos con lo último en tecnología láser, con el mejor equipo de cirujanos, urólogos, anestesiólogos y personal adiestrado en quirófanos para resolver esta y cualquier otra patología que afecte al varón.
Querido Fernando, un lujo contar contigo y te tomo la palabra de que nos cuentes más cosas en futuros posts...

2 casos de catéteres ureterales doble J olvidados 4 años y sin problemas

domingo, 20 de julio de 2014

Los catéteres ureterales "olvidados" durante más de 6 meses presentan un riesgo de calcificación, fragmentación y/o migración muy elevado (>85%) requiriendo generalmente para su extracción de manipulaciones endourológicas, percutáneas, litotricia extracorpórea e incluso cirugía abierta. Pero esto no es ciencia exacta y hay ejemplos claros dónde pese a portarlos mucho tiempo, no ha habido problemas...
 
CASO 1: 4 años con el catéteres doble J en su sitio y sin problemas
Resulta curiosa la radiografía pélvica de este paciente afecto de fibrosis retroperitoneal secundaria a cirugía de aneurisma aórtico y que es portador de stents vasculares en toda la aorta infrarrenal y ambas iliacas comunes además de coils obstructivos en las arterias hipogástricas. Sin embargo, lo más llamativo resulta la ausencia de calcificaciones u otras alteraciones en unas sondas doble J que han permanecido dentro del sistema urinario durante 51 meses. El examen físico de las mismas confirmó su completa normalidad.
 
 
Referencia del caso aquí.
 
CASO 2: 4 años con el catéter doble J en vejiga y sin problemas
Paciente de 69 años de edad, diagnosticado de fibrosis retroperitoneal idiopática (enfermedad de Ormond) en 1997, a raíz de molestias gastrointestinales y deterioro de la función renal secundaria al atrapamiento de ambos uréteres. En tratamiento con tamoxifeno y metilprednisolona y portador de catéteres ureterales bilaterales. Ante la buena respuesta al tratamiento y ante la reducción de la masa retroperitoneal, se retira uno de los catéteres. Quedando pendiente de control para valorar la retirada del catéter derecho restante.
El paciente deja de acudir a los controles, apareciendo a los cuatro años, asintomático y manteniendo la medicación con tamoxifeno y metilprednisolona a dosis bajas.
Se realiza urografía intravenosa evidenciándose una adecuada función renal bilateral y catéter ureteral doble J alojado en vejiga que se extrae sin dificultad. El catéter no presenta calcificaciones ni aparentes signos de deterioro. 
 
 
 
Referencia del caso aquí.

Testimonio del padecimiento de una chica con estenosis ureteral

lunes, 14 de julio de 2014

Hoy os traigo el testimonio de una chica que esta sufriendo problemas renales continuos a partir de unas estenosis ureterales. Espero Cristo que pronto estés totalmente recuperada y finalice este calvario

Hola !!

Me llamo Cristo, tengo 26 años y soy de Huelva. Di con tu blog por casualidad y la verdad es que me he sentido tranquila, comprendida, al comprobar que hay gente con los mismos problemas que yo. Mi caso ha sido, y es, muy duro y complicado, me he sentido sola y abandonada por muchas personas que no comprenden el problema de salud que sufro. Como no es un problema conocido como una gripe o un cáncer la mayoría de personas que me rodeaban se burlaban de mis problemas e incluso creían que me los inventaba.... En fin, me gustaría contarte por encima, muy resumida, mi historia. En el fondo necesito contarla y sobre todo ser entendida.
Todo comenzó en noviembre de 2006, tenía 18 años y sufrí mi primer cólico nefrítico. A partir de ese momento cada semana iba a urgencias, y debido a mi edad siempre me trataban mal porque pensaban que estaba borracha, drogada, o embarazada... Hasta que no me hacían la pruebas de sangre y orina no comprendían que mi queja era cierta. Me hicieron miles de pruebas hasta dar con el problema. Tenía dos estenosis ureterales en el riñón derecho, una en la pelvis de dicho riñón y otra en la vejiga, lo que me provocaba infecciones continuas y reflujo vesicoureteral. Tras dos años de visitas hospitalarias decidieron operarme la estenosis de la vejiga. Fue una pesadilla, llevaron a cabo un reimplante ureteral abierto y no usaron anestesia general, solo epidural. A mitad de la operación se me paso la anestesia y literalmente casi muero en el quirófano. A partir de este momento todo fue de mal a peor, la operación fue un desastre, me dieron el alta a los tres días con dos drenajes y la sonda, a la semana ingrese con una pielonefritis aguda, discutían con mi familia si quitarme el riñón o no, no sabían que hacer,... se quedaron en blanco. Al final me dieron el alta y en cada consulta de seguimiento me trataban super mal, aun no se porque. Mientras tanto mi salud empeoraba, no salía ni de casa, no podía con los estudios, los ingresos eran más frecuentes, etc. Incluso tenía problemas familiares por culpa de los médicos, a mi madre le decían que yo no tenía nada. Finalmente me trasladé al Virgen Macarena de Sevilla, mi nuevo urólogo lucho mucho para conseguir mi historial que el Juan Ramón Jiménez de Huelva no querían entregarle. Cuando todo el traslado estuvo completado en 3 meses me operaron de urgencia, el riñón tenía el doble de su tamaño ya que retenía orina en su interior. En octubre de 2010 me practicaron una pieloplastia laparoscópica para solucionar este problema. Esta vez todo salió bien, me colocaron un doble j y viví unos meses de felicidad, aunque duró poco, tras la retirada del doble j, todo volvió a ser igual. El riñón ya esta dañado, trabaja a un 20% menos de su capacidad y retiene orina que libera muy lentamente, por suerte la libera y eso es buena noticia, lo peor es la zona de la primera operación, está destrozada, el uréter era una tubería, subía toda la orina imaginable, era como un dedo de ancho. Dentro del riñón se unían la orina que subía más la que no salía del riñón por su mal funcionamiento. Hace un mes, el 3 de Junio he pasado por mi tercera intervención, quieren salvarme el riñón como sea por mi juventud, el lunes me retiran el doble j que llevo puesto. La verdad que no me siento ni bien, ni mal, estoy igual que antes, mientras que esté en casa tranquila todo esta bien, en cuanto me muevo, salgo o intento retomar los estudios, vuelven todos los síntomas. Está es la última opción que tengo para recuperarme, el lunes, saldré de dudas, si todo sale bien tal vez pueda recuperar mi vida, aunque con ciertas limitaciones, si no, lo único que me queda es quitar el riñón. Sea como sea, tengo que ser fuerte, mi única ilusión es poder llevar una vida "normal", poder salir y trabajar como cualquier persona, y sobre todo acabar mi carrera y poder dedicarme a ello. Son 8 años perdidos ya... y cada día pesan mas y mas. Para colmo, se me ha dañado un nervio en la pierna derecha por la anestesia, me han mandado un tratamiento muy fuerte que me tiene dormida casi todo el día. 
Perdona por todo lo que he escrito, espero no haberte aburrido. Me ha gustado mucho poder contarle mi historia a alguien que la comprende. 
Un saludo.

Sesión clínica sobre Infección del Tracto Urinario y Reflujo Vésico-Ureteral en pediatría de la Dra. Miriam Nova Sánchez

sábado, 5 de julio de 2014

Hoy os voy a postear una presentación de una sesión clínica de nefrología pediátrica sobre Infección del Tracto Urinario y Reflujo Vésico-Ureteral de la Dra. Miriam Nova Sánchez (@Mirinova)




 
Aquí tenéis el enlace a su blog dónde ella también lo ha posteado